Efemérides

¡Ay, amigas! Ya ha pasado un año desde que el 14 de marzo del 2020 entráramos en un Estado de Alarma que nos confinó radicalmente en nuestras casas entre la estupefacción, el miedo y el desconcierto ante una situación para la que no había precedentes y que detuvo la vida cotidiana de millones de personas en España. El asunto en cuestión no era “español”, era PLANETARIO, tal y como ocurre en los comics de superhéroes, y tenía toda la pinta de que LA VIDA iba a cambiar para siempre. El abrupto giro que tomó nuestra existencia permitió que, entre otras cosas, yo me pusiera a escribir este blog, que no deja de ser un intento de ordenar mis ideas de forma pública.

El primer post llegó el 1 de mayo después de mes y medio de un cautiverio en el que, entre otras cosas, tuve tiempo de presentar un proyecto a SURGE MADRID y formar parte de su programación 2020 con el espectáculo MUJER HAMLET, que se estrenó en la sala NUEVE NORTE TEATRO en dos pases abiertos al público, con un aforo súper reducido por las restricciones a causa de la pandemia. Más de culto es imposible… Cuando de pequeño soñaba y me nutría de un mundo underground poblado de seres marginales y fascinantes, nunca imaginé que todo mi universo creativo estuviera destinado a nutrir ese lugar cultural subterráneo que sigue invisible para la mayoría y que suele ser más duro y menos encantador cuando UNA MISMA es la marginal y la protagonista.

Más cosas, más aniversarios. En 2020 fundé CASA LAGARTA, una COMPAÑÍA con vocación de hogar, o más bien de hostal, para muchos de los artistas que admiro y que quiero que formen parte de mi teatro. CASA LAGARTA había presentado MODELOS INCONSCIENTES sólo un mes antes del confinamiento, en el desaparecido espacio SANTA Y SEÑORA, y MODELOS estaba en marcha haciendo carrera y rodaje, pero su proyección se vio abruptamente cancelada justo cuando habíamos decidido prorrogar porque, por fortuna, estábamos agotando localidades. Nuestra última función fue, precisamente, el 8 de marzo, aquel DÍA DE LA MUJER que traería tanta cola.

Ya han pasado nueve meses desde la última vez que me digné a escribir en este blog, el tiempo que tarda en gestarse una vida en el vientre materno. Despedí mi último post ironizando sobre la memoria y sobre si volvería a acordarme de escribir… ¡Pues eso! ¡Ya está todo hilado y resumido! Podemos continuar…

Nunca me olvidé de escribir, pero MUJER HAMLET llegó con la intensidad y la naturaleza absorvente del vampiro que no te permite energía más que para ensayar constantemente. Todo lo demás se difumina. No me cabe duda de lo interesante que hubiera sido llevar un diario de aquel proceso de trabajo, un vibrante testimonio de cómo construir un espectáculo enorme en una época de total incertidumbre, con la salud en juego y sin ningún tipo de recursos, salvo el apoyo de SURGE y el capital humano aportado por el talento de sus intérpretes. El relato tendría que haberse ocupado de abarcar todas nuestras contradicciones como seres humanos en un mundo en plena desescalada hacia vete tú a saber qué. Así que salimos de casa para encontrar refugio, placer e infierno en un sótano del barrio de La Latina con la intención de poner a un clásico como Hamlet bajo la lupa que propone la perspectiva de género. Sin duda, registrar por escrito todo lo que allí nos pasó hubiera merecido la pena, pero ni tuve fuerzas para hacerlo ni hubiera sido capaz de publicarlo, que cuando me pongo PRIVATE no hay quien me gane.

Hace unas semanas, un medio digital, CINEMAGAVIA, entregó sus premios anuales y concedió a MUJER HAMLET el premio a MEJOR OBRA DE TEATRO ex aqueo con La Golondrina interpretada por Carmen Maura, de La Zona Teatro. Y, la verdad, yo me alegré y me alegro mucho. No solo por coincidir con la Maura, que sobreexcita mi carácter mitómano, sino porque este premio lo he vivido como un reconocimiento al trabajo y, además, supone una RECIPROCIDAD entre tú y quien te mira, que es lo que, en definitiva, nos hace EXISTIR. Si algo deseo en este momento es que MUJER HAMLET exista y tenga recorrido, que muchas miradas se depositen sobre ella, pero los trabajos no llegan a las salas de exhibición por ciencia infusa, aunque ese es otro TEMA.

Después del 2020, ha llegado la hora de estrenar proyectos para el 21, y de uno ya puedo hablar: CASA LAGARTA lanzará una convocatoria en los próximos días. Después de la MUJER (HAMLET) es el turno del HOMBRE (DESNUDO).

Hombre DESNUDO es un trabajo que parte de la representación del desnudo masculino en la historia del arte y reflexiona sobre su proyección en nuestra realidad. En principio funciona como un díptico-conceptual entre HOMBRE y MUJER, a propósito de un momento donde estas ideas están siendo debatidas y puestas en cuestión. El teatro puede contribuir al debate y sobre todo puede proporcionar una  experiencia estética del tema, y me apetece mucho, porque entre otras cosas es mi rollo, vamos. Esta vez la selección del reparto irá precedida de un taller de ENTRENAMIENTO para hombres, con la intención de encontrar perfiles adecuados para el montaje. En vez de hacer un casting haremos un taller, porque esto es un proyecto de investigación cuya finalidad es el arte. ¡Toma ya! Así que SER O NO SER elegido para el espectáculo es lo de menos, lo de más es abrir un expacio de exploración y conocimiento compartido para seguir por este camnio, o a lo mejor, encontrar caminos nuevos que poder transitar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s