Contradicción (1)

undefinedComo comentaba la semana pasada, el confinamiento me ha parecido estimulante, pero sobre todo he agradecido su valor de PAUSA. Cuando empezó el Estado de Alarma yo trabajaba de LUNES A DOMINGO en distintos tipos de trabajos. Uno docente, otro proletario y otros, ya sabes, del tipo “me-ha-salido-esto-o-aquello-y-no-puedo-decir-que-no”. Para colmo habíamos estrenado MODELOS INCONSCIENTES, allá por el 15 de febrero, con dos funciones semanales y manteníamos una rutina de ensayos con la intención de MEJORAR y MEJORAR. Así que poco a poco me estaba desbordando por completo con la única intención de llegar a fin de mes y, de repente, nos metieron a todos en casa a esperar que pasara la tormenta, que es una expresión que utilizó una amiga japonesa para contarme su situación de confinada también, eso sí, en su casa de Tokio. “Es tiempo de esperar a que pase la tormenta”. Así que llegó la PAUSA y la ventaja de combatir al virus desde una posición ofensiva muy parecida a lo que antes llamábamos PROCASTINAR. De forma natural, empecé a pensar la cantidad de ventajas que tenía estar encerrado en casa y YO, que no puedo evitar estructurarlo todo, me marqué varios objetivos a cumplir durante el tiempo indefinido que teníamos por delante. Empecé con mis propias fases de aterrizaje en la alarma. Quizás más adelante las desarrolle y las explique por aquí, pero ya os adelanto que después de dos meses no he atravesado ninguna crisis existencial, ni he tenido una revelación trascendente mediante un episodio profundo de autoconocimiento. Como no he estado solo, no me ha quedado más remedio que observar y aprender de lo que me rodea, que en mi caso ha sido un ser humano y un gato. Digamos que he tenido la oportunidad de percibir matices de la realidad que han adquirido OTRO PESO. Y no sólo me refiero a los kilos que reflejan la báscula…Me he entregado de forma absoluta y sin complejos a las panteras rosas, los tigretones y a diferentes grasas suturadas que honestamente, creo que le sientan muy bien a mi naturaleza. Mi metabolismo no sabría qué hacer sin ellas y yo tampoco. La única dieta que he seguido es la informativa: un periódico y un telediario al día, como en el siglo XX.

En una de esos vistazos al periódico me encuentro con un artículo de opinión llamado La Ventana (1) firmado por Olga Tokarczuk, que además de polaca fue Premio Nobel de literatura en 2018 (aunque, por distintos trajines que ahora no vienen al caso, se lo concedieron en 2019) Como ahora me dedico a escribir un blog de opinión me pregunté cuál será el estilazo que se gasta toda una premio nobel en estos asuntos y me lancé a su contenido de forma apasionada y movido por la contradicción. Sí, la contradicción forma parte de mí, y me ha dado por reflexionar sobre la atracción que siento por las personas premiadas y las garantías que nos ofrecen los premios. Es decir, un premio es lo más SUBJETIVO que te puedas echar a la cara, y me consta que algunas personas “premiadas” son un BLUFF de primera, y no me tires de la lengua que me falta tiempo para desatarme, y me he prometido a mí mismo contribuir al buen rollo colectivo celebrando lo que me gusta, y no criticando a todo el mundo a diestro y siniestro, que eso siempre se ha hecho en la intimidad y sólo con las más allegadas… Pues bien, me lanzo a leer a Olga aunque yo ya sé que ser premio de algo no garantiza nada, salvo cierta popularidad, cosa que los justifica y los hace deseables en sí mismos, y me dejo seducir por su narrativa de opinión que dice así: “Cuando me enteré de la cuarentena preventiva, sentí una especie de alivio, y me consta que muchas personas sintieron lo mismo aunque les dé vergüenza reconocerlo. Mi introversión, ahogada y maltratada por el dictado de los extrovertidos hiperactivos, se ha sacudido el polvo y ha salido del armario.”

A MÍ no me da vergüenza admitir el placer que me ha proporcionado este confinamiento, y aunque me considero un introvertido social sufro de hiperactividad desde que tengo uso de razón, por lo que me atrevo a concluir que la extroversión o la introversión de cada una no tiene nada que ver con la hiperactividad. Es decir, los introvertidos también podemos ser hiperactivos. Pero me encanta la manera en que se expresa Olga que indudablemente ha captado el subconsciente colectivo de los que son como YO, lo que me hace deseable leer todas sus novelas y dar por bueno su premio… Lo que pasa es que me está viniendo a la cabeza otro NOBEL, esta vez de la Paz, y además compatriota de Olga. Me refiero, como ya habrás adivinado, a Lech Walesa, el señor del bigote blanco. Lech, entre otras cosas, se refirió a los gais diciendo que “no pueden ir por ahí seduciendo a mis nietos”, o que “No son normales. La mayoría de nosotros somos diferentes y ellos tienen que plegarse a la mayoría”. Sin embargo, les tuvo piedad y admitió que no se les debía “oprimir porque después de todo Dios los creó”. (2) Walesa también sugirió que en Polonia “los diputados homosexuales deberían sentarse en la última fila de los escaños parlamentarios, e incluso fuera, detrás un muro y no en la primera fila del Parlamento”, justificando este segundo plano “porque sólo representan a una minoría” (3 y 4). De impresión, ¿no?

Tendríamos que hacer un inspirado ejercicio de análisis literario para descifrar el mensaje secreto de Lech, que cuando habla de “seducir nietos” y “no oprimir” a los que “Dios creó” seguramente estaba relacionando, con la intensidad de un hombre de Estado, a los sacerdotes (emisarios de Dios) de la iglesia católica, en este caso polaca, con los que tienen “edad” de ser nietos, o sea los niños. Es decir, él estaba vinculando la pederastia con la iglesia católica de una manera tan ingeniosa que sólo puede ser digna de un premio nobel. Ya sabes, “seducir” era una metáfora de “abusar” y “no oprimir a los de Dios” era DEJAR HACER a los sacerdotes. (5) Otra cosa bien distinta son los civiles de la vida marica, que a esos ya se les puede meter detrás de un muro, y eso ya me gusta menos, por muy divertido que sea lo que allí suceda, que los maricas siempre han conseguido hacer divertido cualquier gueto al que han sido arrojados. Así que ya me dirás qué garantías nos ofrece un premio si todo un nobel de la paz se dedica a sembrar la guerra y el odio de una manera tan fina. En San Francisco que le habían puesto una calle con su nombre, se la quitaron rápidamente, que las de allí no se andan con tonterías. Lo que no le retiraron fue el Nobel, probablemente porque los verdaderos iluminados entendieron que aquello era una DENUNCIA y no un acto de homofobia radical. Yo es que todavía no he tenido oportunidad de conocer en persona a Lech. Si se da el caso le explicaré con mucha paciencia que la orientación sexual no es contagiosa, como el COVID, y que la pederastia afecta a los hombres de todas las orientaciones sexuales. Que no es acertado vincular homosexualidad con pederastia, y si no que se lo digan a las NIÑAS víctimas del turismo sexual. También le contaría, en plan confidencia, que yo llevo toda la vida intentando seducir a una amiga lesbiana y nunca me ha sido posible porque a ella lo que le gusta es la almeja. Para ser seducido hay que ser “seducible”, querida. Por cierto, andamos celebrando el final de la II Guerra Mundial, que terminó hace sólo 75 años y que comenzó cuando los nazis ocuparon Polonia. Sin pretenderlo me ha salido un texto muy polaco, así que cuando pueda volver a viajar tendré que darme una vuelta por Varsovia, que me atrae mucho.

Si algo tuvo de bueno la II Guerra Mundial es que generó la Declaración Universal de los Derechos Humanos, y me parece IMPORTANTE que en tan sólo 75 años a la gente se le haya olvidado que aquello ocurrió y le haya dado a todo el mundo por hacerse ultra, votar a ultras y hacerse un perfil en redes sociales para generar propaganda ultra y ODIAR de forma cotidiana.

Lo más auténtico del CORONAVIRUS es que no tiene ideología, ni raza, ni sexo, ni orientación sexual, ni credo religioso. El COVID no quiere captarte para ninguna causa porque no lo necesita, atenta contra nuestra vida sin culpar a nadie. Es un virus y se sabe psicópata. Ni se excusa ni se justifica, simplemente destruye. No nos usa hipócritamente para defender sus intereses en nombre de ninguna ideología ni en contra de la otra. Así que todo el que lo utilice para provocar ODIO hacia sus rivales intenta engañarnos, manipularnos y utilizarnos descaradamente.

Continuará.

(1) LA VENTANA, Olga Tokarczuk. El País, 26 de abril de 2020.

(2)https://www.elconfidencial.com/mundo/europa/2019-07-09/polonia-ikea-boicot-cruazada-gay-cristianismo_2112139/

(3) https://www.elmundo.es/elmundo/2013/03/02/internacional/1362245657.html

(4) https://www.europapress.es/internacional/noticia-lech-walesa-gays-parlamento-polaco-deberian-sentarse-detras-muro-20130303183337.html

(5) https://www.lavanguardia.com/internacional/20190524/462427413599/iglesia-polonia-perdon-casos-pederastia-escandalos-sexuales.html

6 comentarios sobre “Contradicción (1)

  1. Cómo siempre, eres la leche en verso!!!…Te veía a la vez que te leía con tu particular forma de moverte por tu creativo espacio tan surrealista como real… del que te rodeas❤💋

    Le gusta a 1 persona

    1. Querida Lola, ¡Muchas gracias por tus palabras y disculpa por contestar con retraso! Andamos aprendiendo a utilizar esta herramienta todavía… ¡Es una suerte contar con tu complicidad! ¡Abrazo Fuerte!

      Me gusta

  2. Un gusto leerte, Lagarta, enmedio de las dos tormentas que se han superpuesto hoy mágicamente en MADRID. El santo labrador estará gozosamente agradecido a los dones de la naturaleza.
    Gracias por compartir pensamientos y sentimientos nunca lo suficientemente confinados, per fortuna…
    Un abrazo bailado con ternura.

    Le gusta a 1 persona

    1. Merce, todavía estoy aprendiendo a utilizar esta herramienta… Perdona por tardar en contestar… ¡Muchas Gracias por tu mensaje! Tus bellas palabras llegan como agua fresca y dan mucha alegría… ¡Qué bien poder contar con tu complicidad! ¡Abrazo Fuerte!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s